Las contracciones duelen

Llegue al materno y después de las revisiones pertinentes me revisaron y me informaron que daría a luz en 48 horas, porque había que administrarme las dos inyecciones para la maduración de los pulmones de mi hijo, ya que tenía solo 33 semanas de embarazo. Llore por miedo a que le pasara algo a mi bebe por nacer casi un mes y medio antes de lo previsto.

Cuando me subieron a planta y me vio la otra doctora y me informo que intentaría que yo llegara a las 37 semanas, que podía seguir con la bolsa rota y con determinados cuidados.

ya al tercer día ya me había acostumbrado a la comida desabrida y a los desayunos sin azúcar, pero eso al fin y al cabo para mí era lo de menos. Todos los días seguía echando agua, y yo con mi preocupación siembre preguntaba a las enfermeras que si estaría todo bien que si mi hijo estaría bien, porque sólo me había hecho ecografía el primer día que llegue, pero nada, me dijeron que si el niño se movía y si no cambiaba de color el agua pues que todo iba bien. Y yo pensaba ¿Pero a que estamos esperando a que sienta que el niño no se mueva ?. Al cuarto día empecé a manchar y aun así me dijeron que si no era mucho y mas rojo que seguía sin pasar nada, evidentemente empecé a llorar por miedo. Me bajaron a monitores y todo seguía bien, ya empezaba a tener  algunos dolores pero leves.

A todo esto no estuve sola en ningún momento, tanto por la familia de mi pareja, por la mía y por mis amigas me sentí muy arropada

Caminaba de un lado a otro porque lo mas que aliviaba los dolores era caminar. Ya llevaba 6 días ingresada y los médicos me dieron la opción de irme a mi casa, pero yo tenía claro que no me quería ir. Esa misma noche las contracciones fueron horribles, yo no pensé que el dolor fuera tan fuerte, me daba baños calientes cada 15 minutos, pedía a mi pareja que me masajeara camine toda la noche, ilusa de mi pensé que los dolores  no eran para tanto. Cuando el  enfermero entro a las siete de la mañana  a la habitación, le dije que hiciera algo que me iba a morir del dolor. Volvimos a ir a monitores y las contracciones bajaron , pero según la ginecóloga no me podía mirar por que tenia la bolsa rota. A las once viene la doctora y me informa que me iban a provocar el parto por una preecalmpsia leve,  por suerte ya tenía mis 4 cm dilatados. Claramente  lo primero que hice fue pedir la epidural, la cual le tenía miedo , pero siendo sinceras eso si que no duele nada de nada. A las siete y cuarto de la tarde del día 25 de julio de 2018 di a luz a mi precioso hijo.

Hoy en día pienso que la gente que me decía que los dolores de parto son como los de la regla pero más fuertes lo hacían para que no me preocupara, ni la respiración me aliviaba esos dolores tan espantosos. Sé que todas las mujeres no son iguales, a algunas no les duele, a otras muchísimo, hay otras que tiene dolores pero no son para tanto, pero mi experiencia fue que me dolió muchísimo y nunca pensé que doliera tanto.

Después de lo que parecía que era lo peor (el parto), me meten en una sala y ahí empieza la tortura china, viene una enfermera y me empieza a apretar el vientre de una manera bestial, lo que comúnmente se le llama “masaje uterino”. Es muy importante realizarlo, ya que con eso se ayuda al útero a volver a su tamaño normal y a evitar que la mujer tenga una hemorragia tras el parto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s