Mi barriga y yo

No se si le pasará a todas las futuras mamás, pero yo estaba deseando tener mi barriguita.

Los 4 primeros meses, no sentía nada, ni un simple cosquilleo en la barriga, parecía que no estaba embarazada, lo único era un dolor insoportable por la zona de la vagina, la sensación era como de estar estirándose todo, muchas veces no me podía ni levantar de la cama sin ayuda. Fueron las únicas molestias que tuve, bueno, eso y un ácido que me iba a morir. Por lo demás no sentí ni mareos ni mucho menos tuve vómitos.

Desde que cumplí los 4 meses fui inmediatamente para saber el sexo de mi hijo. Mi instinto decía que era un niño, pero mis ganas eran de una niña, y efectivamente era un niño. La ginecóloga no lo dudo ni un segundo, sus palabras fueron ” es macho macho”.  Al fin y al cabo siempre da igual el sexo mientras sea un bebe sano.

Ecografía para saber el sexo del bebé

A los cinco meses ya me empecé a ver más panzona y a notar con mas intensidad los movimientos de mi retoño. A partir de ahí , sentía la necesidad de notarlo todos los días y a todas horas, si no me desquiciaba y pensaba que pasaba algo malo. En esta etapa llegaba el momento de la gran ecografía, la que te dice si hay algún problema en el bebé. La verdad es que fui con mucho miedo pero por suerte el niño estaba muy sano, solo había un pequeño problema con las arterias uterinas, que se corrigió al cabo de un par de semanas.

Cuando entre en la etapa de lo seis meses, el tocólogo me mandó a contar los movimientos que realizaba mi niño. Tenía que moverse diez veces en un período de dos horas, si en todo el día no se movía en ese periodo de tiempo, teníamos que acudir al materno.  Por suerte mi bebé hacía los movimientos en menos de media hora, incluso a veces los realizaba en menos de cinco minutos.

Empecé a tener los pies hinchados, y  no paraba de ir al materno por la tensión alta. En la semana 33 me mandaron a recoger la orina de un día completo para saber si tenía preclampsia.  Después de un día entero de estar yendo al baño a todas horas con la botellita, a las cuatro de la mañana noto que me hago pis pero sin tener ganas, y eso me pasa como 3 veces, hasta que me di cuenta que se me había roto la bolsa. Inmediatamente nos fuimos al materno y me dijeron que me tenía que quedar ingresada.  Me harté a llorar porque de primeras me habían dicho que me hijo nacería en 48 h, pero no fue así, me dejaron ingresada hasta que se presentara el parto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s